heraldo

Científicos aragoneses dirigen un proyecto que aprovecha el rendimiento de los computadores personales para contar con una gran capacidad de cálculo y poder  estudiar fármacos contra el cáncer o nuevas fuentes de energía.

Hacer millones de ensayos virtuales para ver cómo reaccionan unas moléculas requeriría de un súper ordenador potentísimo y muy costoso. Ibercivis es una alternativa a esa gran máquina. En lugar de realizar todos los cálculos en un solo aparato, lo que se hace es dividir el proyecto en pequeñas partes que un programa informático reparte desde Zaragoza entre los ordenadores de los ciudadanos que están en la red Ibercivis. Cuando los computadores personales terminan la tarea que se les ha encargado, la envían resuelta a un centro de recepción que está en Trujillo (Cáceres).

 

heraldo