Los próximos días 22 y 23 de abril, aprovechando la festividad del Día de Aragón, dará comienzo el experimento de Ciencia Ciudadana Vigilantes del Cierzo, organizado por el Gobierno de Aragón junto a la Fundación Ibercivis.

Aprovechando las jornadas de puerta abiertas que el gobierno de Argón celebra con motivo de esta festividad y la afluencia de público al Edificio Pignatelli de Zaragoza, se repartirán 1500 macetas con plantas de fresal que servirán para que los ciudadanos contribuyan a este experimento y colaboren en la elaboración de un mapa de la calidad del aire en la ciudad.

La propuesta es sencilla: mil quinientos ciudadanos se llevarán a casa completamente gratis una maceta y un sencillo kit de instrucciones, y deberán cuidarla durante un par de meses en la terraza, balcón o ventana de su casa. Pasado este tiempo enviarán a la fundación un ramillete de hojas de la maceta que hayan estado expuestas, y con su recogida y análisis científico se podrá elaborar un mapa del estado del aire que respiramos en los distintos barrios de Zaragoza.

Los objetivos de este experimento de colaboración ciudadana son, además de elaborar un mapa de la calidad del aire en la ciudad, difundir el concepto de ciencia ciudadana entre vecinos y vecinas e involucrar al máximo número de personas posible en el experimento, independientemente de edad o formación, al no necesitar conocimientos ni tecnología para participar.

A diferencia de otros proyectos de ciencia ciudadana en los que la participación colectiva se canaliza a través de las nuevas tecnologías, en Vigilantes del Cierzo queremos que cualquier persona pueda participar sin necesidad de tener conocimientos previos. En vez de llenar la ciudad de sensores, queremos llenarla de plantas, de flores y de color. En definitiva romper muchas tendencias que normalmente apoyamos y hacer esta vez la captación de datos muy fácil, muy humano, llegando a una experiencia casi maternal como es regar y cuidar una planta. En vez de tener un cacharrico, vamos a utilizar seres vivos. De igual modo, en vez de pedir a la gente que nos mande sus datos con una aplicación en el móvil o a través de una página web, lo que pediremos es que nos manden una carta por correo postal en un sobre franqueado que entregaremos junto a la maceta. Al final, pediremos que corten tres hojitas de la planta y lo manden por correo postal. A la antigua usanza.

¿Te lo puedes creer? No hace falta usar ninguna app ni red social ni nada tecnológico. Solo lápiz, papel, agua, un sobre y algún cariño hacia la planta.

Por eso vamos a repartir unas mil macetas con plantas de fresas para que se pongan en el exterior de las viviendas de toda Zaragoza, normalmente en balcones o en los alféizares de las ventanas, y queremos que las cuidéis por nosotros durante un par de meses. Transcurrido este tiempo, nos enviaréis una hoja de la planta en un sobre por correo postal para que nosotros las analicemos en el laboratorio.

Os esperamos el 22 y 23 de abril en el Edificio Pignatelli de Zaragoza.