El I Encuentro Nacional de Ciencia Ciudadanda, Ciencias Sociales y Humanidades reunió el 23 de septiembre en Etopia, el centro de Arte y Tecnología de Zaragoza, a una treintena de investigadores y profesionales que debatieron durante toda la jornada sobre ciencia ciudadana y su relación con otros saberes.

El evento, organizado por Ibercivis, junto a Etopia (Ayuntamiento de Zaragoza), ha querido unir en un mismo espacio a la ciencia ciudadana y a otros conocimientos: las Ciencias Sociales y Humanidades. En el encuentro estuvo presente el Gobierno de Aragón, con la asistencia de la consejera Consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, el Ayuntamiento de Zaragoza, que colaboró activamente en la organización del evento, con la asistencia de la consejera de Economía, Innovación y Empleo, Carmen Herrarte y también, la Universidad de Zaragoza, con la asistencia del Vicerrector de Planificación, Sostenibilidad e Infraestructura, Ángel Pueyo Campos.

El encuentro sirvió como escaparate para dar a conocer proyectos de ciencia ciudadana de temáticas muy distintas: cambio climático, enfermería y cuidados, sequía, salud mental o jóvenes en riesgo de exclusión social, entre otros. En un formato de 7 minutos, las presentaciones explicaron en qué consiste su trabajo y respondieron a las preguntas de los asistentes. 

Cuando se habla de ciencia ciudadana, hay que pensar en conceptos como la participación, involucración de los ciudadanos, democratización del acceso a la ciencia… Esos conceptos estuvieron muy presentes en el encuentro, así lo plasmó Fernando Abadía, que realizó visual thinking mientras los ponentes expresaban sus ideas. Gracias a esta técnica es posible entender el conocimiento desde otra perspectiva. 

Algunos de los participantes destacaron la importancia que tiene la ciencia ciudadana en la investigación y dieron un paso más reflexionando sobre los retos y objetivos a los que se va a enfrentar en el futuro.

Josep Perelló, doctor en Físicas y creador de OpenSystems-UB, un grupo de investigación que pone en marcha proyectos de investigación científica a través de la participación ciudadana y las prácticas artísticas, fue el encargado de abrir las ponencias. Perelló puso un ejemplo muy gráfico, en Barcelona se recopilaron datos de la calidad del aire en 800 puntos de la ciudad, “algo que no se podría haber conseguido sin la ayuda de la ciencia ciudadana”, comentó. Perelló apuntaba a que es urgente que en España se publiquen en los mejores sitios utilizando estudios realizados con ciencia ciudadana. 

Antonio Lafuente, del CSIC, ha explorado trabajado durante muchos años en laboratorios ciudadanos: “Hay otras formas de hacer ciencia”, decía Lafuente en su ponencia. Lafuente apostó por iniciar una conversación colectiva entre la ciencia y otros saberes o conocimientos. Para poner en valor la importancia de la disciplina, Lafuente comentaba que hace unos años la ciencia ciudadana era considerada algo revolucionario pero ahora tiene el aval de la Unión Europea. 

Raúl Oliván, director general de Gobierno Abierto e Innovación Social del Gobierno de Aragón participó en la mesa redonda Producción de conocimiento contrastado desde los bordes y desde abajo, en la que también estuvo presente Antonio Lafuente y Antonella Broglia y estaba moderada por Maite Pelacho, de la Fundación Ibercivis. 

Oliván puso un ejemplo muy cercano como éxito en innovación social: la fabricación de mascarillas durante la pandemia del Covid-19 por ciudadanos anónimos. En los primeros meses de la pandemia las mascarillas escaseaban y la implicación de muchos voluntarios contribuyeron a esta iniciativa. 

Antonella Broglia, comunicadora y muy activa en proyectos de innovación social,  aprovechó su intervención para hablar de emprendedores sociales y poner ejemplos de proyectos que han apostado por un cambio del sistema: “Lo que están haciendo es buscar causas para transformar todo un sistema”. Broglia ponía el ejemplo de un científico francés muy interesado en el medio ambiente que ha centrado su trabajo en luchar contra las fake news relacionadas con el cambio climático. 

Además, el encuentro también sirvió para hacer networking entre los participantes ya que pudieron compartir experiencias y conocimientos sobre sus proyectos. Por ejemplo: cómo comunicar un proyecto de ciencia ciudadana.

Tras las conferencias y mesas redondas, los asistentes pudieron poner en práctica los conocimientos adquiridos a través de varios talleres impartidos por expertos en ciencia ciudadana. 

Apoyo institucional a la ciencia ciudadana 

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento del Gobierno de Aragón, Maru Díaz, puso el foco en varios retos, por un lado la labor de “integrar en nuestras vidas cotidianas” la ciencia ciudadana ya que todavía “sigue siendo una gran desconocida para la sociedad civil”. “Hay que animar, despertar y hacer que entre en el imaginario colectivo” Que se sientan partícipes activos y dar valor a la investigación que se hace en nuestro país”, dijo Díaz en su intervención

Por otra parte, la consejera de Economía, Innovación y Empleo del Ayuntamiento de Zaragoza, Carmen Herrarte, resaltó que espera que el encuentro vuelva a repetirse y “Zaragoza sea la sede prioritaria de estos encuentros”.

En representación de la Universidad de Zaragoza, el Vicerrector de Planificación, Sostenibilidad e Infraestructura, Ángel Pueyo Campos, ha resaltado la apuesta por abrirse como universidad a la sociedad y ha recalcado la incorporación de las Ciencias Sociales y las Humanidades en el encuentro: “Es por tanto un modelo innovador de creación del conocimiento mucho más abierto, democrático y solidario”, destacó Pueyo en su intervención. 

Todas las conferencias, mesas redondas y presentaciones de proyectos se emitieron en streaming a través de YouTube y han quedado disponibles para que cualquiera pueda volver a verlo.

El encuentro fue posible gracias a la Fundación Ibercivis -Hacemos #CienciaCiudadana-, la Universidad de Zaragoza, el Ayuntamiento de Zaragoza y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología-Ministerio de Ciencia e Innovación.