El equipo vasco Arkhesat, del Colegio La Salle de Bilbao, ganador de la competición nacional Cansat 2020. El equipo aragonés participante ZMS_SAT, Premio al valor científico por su misión.

El pasado día 16 de julio tuvo lugar en las instalaciones del Club de Aeromodelismo Ciudad de la Alhambra (Granada) la final nacional de la competición CanSat 2020, un evento que aúna ciencia, tecnología y aeronáutica para jóvenes de toda España.

Los equipos ganadores de las fases regionales en Galicia, Murcia, Aragón, Cataluña, País Vasco, Castilla-La Mancha y Andalucía, junto a dos equipos invitados de la provincia de Granada han puesto en marcha sus misiones científicas en el Club de Aeromodelismo Ciudad de la Alhambra, lugar donde han tenido lugar los lanzamientos. Durante dos días, los miembros de cada equipo -estudiantes de secundaria- y sus docentes como mentores han desarrollado, planificado, y puesto en marcha sus Cansat en una competición que promueve las vocaciones técnicas y científicas, todo ello en un ambiente inclusivo y abierto.

El palmarés de CanSat2020:

El ganador absoluto de la competición ha sido el equipo Arkhesat, del Colegio La Salle de Bilbao. Se han entregado además varios premios reconociendo distintos aspectos de los proyectos presentados:

  • Premio a la mejor difusión del proyecto por la visibilidad generada y capacidad de difusión
    Los Tecnológicos, del IES Sánchez Cantón de Pontevedra (Galicia)
  • Premio por las mejores competencias profesionales, por la capacidad de superación y el esfuerzo por mantener la línea de trabajo ante las dificultades
    Spacesix, formado por estudiantes pertenecientes a los centros Guadalinfo de Sorbas, Pulpí y Uleila del Campo, de Almería (Andalucía).
  • Premio al valor científico por la originalidad y la transcendencia científica de la misión
    ZMS-SAT, de la asociación Zaragoza Maker Space, de Zaragoza (Aragon)
  • Premio al mejor logro técnico por la complejidad y originalidad con la que diseñaron e implementaron el proyecto
    ORBISAT, del Colegio Santo Ángel de Gavà, de Barcelona (Cataluña)
  • Premio honorífico por el diseño de su sistema de telecomunicaciones.
    GrecoSat Neptuno, del Instituto El Greco, de Toledo (Castilla-La Mancha)
  • Ganador de la competición y premio nacional CanSat 2020
    ARKHESAT, del Colegio La Salle de Bilbao (País Vasco)
Participantes de la competición final CanSat2020. Foto: Organización.

El equipo Aragonés ZMS_SAT ha sido galardonado con el premio al valor científico de su propuesta de misión secundaria, por su originalidad al tener como objetivo el estudio de la vida en condiciones extremas a través de las bacterias, como un primer paso para encontrar vida en otros planetas. 

¿Qué es un CanSat?

Un CanSat es la simulación de un satélite real integrado dentro del volumen y la forma de una lata de refrescos. El desafío para el alumnado participante consiste en introducir en un espacio tan reducido los principales subsistemas de un satélite de verdad: su alimentación eléctrica, sensores y su sistema de comunicaciones.

Durante esta fase final en Granada los CanSat participantes se lanzaron a una altitud aproximada de 500 metros, propulsados por un cohete, momento en el que comienza su misión, que consiste en la ejecución de su experimento científico, lograr un aterrizaje sin daños y el análisis de los datos recopilados durante el descenso

¿La Organización de CanSat 2020?

La edición de Cansat 2020 ha corrido a cargo de Esero España, el Parque de las Ciencias y la Agencia Espacial Europea (ESA). En la organización de la competición, que se ha celebrado por primera vez en Andalucía, han colaborado la Fundación Ibercivis y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación, las consejerías de Educación y Deporte y de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad de la Junta de Andalucía.

Los satélites se han lanzado mediante unos cohetes diseñados especialmente para esta competición por la Asociación Cosmic Research de la Universidad Politécnica de Catalunya hasta unos 300 metros de altura, lo que ha permitido comprobar la funcionalidad y operatividad de los proyectos.