Si miramos un poco más allá de la Ciencia Ciudadana veremos interesantes movimientos sociales que de algún modo participan de algunos de sus presupuestos o de sus ideas. Si a alguien le apetece subir a Bilbao este fin de semana lo podrá comprobar con la celebración de la Bilbao Mini Maker Faire, un espacio de encuentro para personas con inquietud por la ciencia, la tecnología y la ingeniería, y con ganas de aprender y de crear por uno mismo, de poner en práctica el Do it yourself que es bandera del movimiento.

Dicho movimiento Maker no es ni mucho menos nuevo. Todo comenzó en San Mateo (California), cuando la revista Make Magazine organiza por primera vez una Maker Faire con la intención de reunir a los inventores de andar por casa capaces de hacer cosas asombrosas con materiales de bajo coste y sobre todo, mucha imaginación. Seis años después, en su séptima edición, la exhibición congregó a cerca de 800 makers y convocó a más de 110.000 visitantes durante el fin de semana. En septiembre de ese año Nueva York celebró su Maker Week, estando representados 34 países y congregando a más de 55.000 personas. Con un formato más reducido, la marca Maker Faire se ha extendido por todo el mundo, celebrándose en ciudades como Chicago, Las Vegas, Houston, Singapur, Seúl o Santiago de Chile, que como muchas otras celebran este evento de forma anual. En España acaban de llegar (Barcelona acogió la Feria el último fin de semana de junio, y el próximo fin de semana, 13 y 14 de julio, tendrá lugar la de Bilbao).

Impresora 3D, joya de la corona del movimiento Maker

¿Por qué aquí? Puede que penséis que este post no es estrictamente de ciencia ciudadana, y tendréis razón, pero tenemos la impresión de que la comunidad de la que se nutre el movimiento son personas inquietas, apasionadas por la tecnología, educadores, artesanos, ingenieros, defensores de la filosofía del código abierto, y en definitiva todos aquellos que piensan que tienen ideas o experiencias que contar. Esa es una de las piedras angulares de la Ciencia Ciudadana y del mensaje de Ibercivis a la sociedad para acoger a voluntarios por la ciencia: tú vales, tú tienes iniciativa, tú puedes aportar. Prueba, equivócate, vuelve a intentarlo y lo comprobarás. Puede que el Movimiento Maker forme parte de un nuevo modo de entender el proceso creativo, que se puede extender a lo científico. Do it yourself!