Dos proyectos de Ciencia Ciudadana, que se desarrollarán en la ciudad de Zaragoza, han sido elegidos por el jurado científico como beneficiarios de las ayudas de la II Convocatoria Ibercivis, que impulsa junto al Ayuntamiento de Zaragoza la ciencia ciudadana en nuestra ciudad.

Nueve han sido los proyectos presentados en esta convocatoria, y han sido elegidos en esta ocasión el presentado por Enrique Torres, Mapa de la Contaminación Acústica con IoT TTN, y el presentado por Jorge Alba, SmarTTrash 2030.

El desarrolla de estos proyectos tendrá lugar durante el año 2020. Enhorabuena a los proyectos seleccionados y gracias a todos los responsables de los proyectos presentados en esta convocatoria.

Mapa de la Contaminación Acústica con IoT TTN.

Muchos vecinos sufren la contaminación acústica, en especial por tráfico rodado nocturno o en zonas de ocio. La lista de posibles consecuencias de la contaminación acústica es larga: interferencias en la comunicación, perturbación del sueño, estrés, irritabilidad, disminución de rendimiento y de la concentración, agresividad, cansancio, dolor de cabeza, problemas de estómago, alteración de la presión arterial, alteración de ritmo cardíaco, depresión del sistema inmunológico (bajada de defensas), alteración de los niveles de segregación endocrina, vasoconstricción, problemas mentales, estados depresivos, etc. Queremos realizar módulos IoT de bajo coste que midan el ruido y lo envíen por TTN. Esos nodos se podrán colocar por afectados en sus balcones y construir en tiempo real un mapa de ruido consultable en abierto en Internet. Los ciudadanos podrán etiquetar las causas del ruido para conocer el problema y buscar soluciones. 

Diversos makers colaboraran en la realización del nodo. Ciudadanos concienciados podrán colocar el medidor en sus balcones. Cualquiera podrá tener una idea del nivel de ruido existente. Los ciudadanos podrán etiquetar las causas del ruido para saber a que son debidos los altos niveles y como actuar para reducirlos.

SmarTTrash 2030

Con el crecimiento de los núcleos urbanos y la mayor concienciación ciudadana en la separación de residuos para el reciclaje parece claro que se necesitan sistemas inteligentes para optimizar el proceso de recogida selectiva de residuos. El problema habitual es que la mayoría de las empresas concesionarias de retirada de residuos se basan en la experiencia que tiene el personal y se realizan las predicciones de forma tradicional. Tienen clasificados los contenedores y se realizan visitas semanales fijas, por ejemplo 3, 2 o 1 visita semanal, o incluso diarias. Estos sistemas se basan habitualmente en la experiencia de llenado, el problema es que los contenedores en las ciudades se multiplican cada vez más y por ello, cobra más sentido la recogida selectiva basada en una serie de parámetros como la estacionalidad, la tasa de llenado o el día de la semana. La no optimización de viajes y rutas no solo es gasto de recursos materiales directos, sino que supone un incremento en las emisiones de CO2 de los vehículos de recogida y una ineficiencia en el uso de los recursos. 

El objetivo de este proyecto es cuantifcar y evaluar esta necesidad de optimización de rutas. De manera que la conclusión del proyecto sea un informe del periodo en el que se ha testeado la implementación (entorno a tres meses) respecto a lo que se podría optimizar y qué % de CO2 se podría ahorrar con uso eficiente y sensorizado de los sistemas de recogida frente a la actual recogida programada. Se propondrá la implicación de vecinos contiguos a las pruebas prototipo para que participen de manera activa evaluando visualmente la realidad de las mediciones obtenidas y tendrán capacidad de interacción y corrección con lo arrojado por el sensor. Se propondrá un sistema gamifcado de evaluación de cada contenedor de forma que cada voluntario pueda conocer el ahorro en CO2 que se conseguiría siguiendo políticas de gestión inteligente de la recogida en su contenedor. Por otro lado, se requerirá de la implantación de al menos dos puntos de acceso (gateways) para el volcado inalámbrico de datos, se puede barajar la implantación en lugares públicos o privados. En este punto cabe mencionar que se utilizará de manera prioritaria la red ciudadana The Things Network como medio para la transmisión de información y volcado en la nube. Con la implantación de este tipo de recogida de residuos, se ayudará a la consecución de los ODS de cara a su cumplimiento en 2030, de esta forma, la optimización y rutas inteligentes tiene una repercusión directa sobre el ODS no11, de ciudades y comunidades sostenibles, ya que en su punto 11.6 especifca como objetivo: ”De aquí a 2030, reducir el impacto ambiental negativo per cápita de las ciudades, incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo”. Además tendrá repercusión positiva para el cumplimiento de los ODS no12 y 13 En esta fase, no es objeto de este trabajo ofrecer un dato “publico” respecto a cuando o como hacer la recogida del residuo ya que esto sería una fase avanzada en la que entraría a formar parte de manera activa el Ayuntamiento y la contrata responsable de la recogida.